lunes, 26 de enero de 2009

Lección barriosesámica: perder o dejar de ganar

Si hace unos días estudiamos la diferencia entre adelante y atrás (para los que tengáis dudas consultar el capítulo "desaceleración, patinazo o crisis del carajo"), hoy damos una vuelta de tuerca más en nuestra batalla hacia la sociedad del conocimiento ("coneixement, nin!" diría mi bisabuela Pepa) abordando un tema simple pero con sustancia. Queridos herman@s (Obama está dentro de mí, búscatelo tú también) en la lección de hoy veremos las diferencias entre perder y dejar de ganar.

Diferencia 1.- Para empezar, perder ya pierde. Me explicaré. Se trata de una palabra frente a las tres que forman la locución (vocablo que debe provenir del latín locus/qui o sonatus est) dejar de ganar. Conclusión: 3-1 y "gol average" en contra.

Diferencia 2.- El significado. Pondremos ejemplos que son más ilustrativos. Ejemplo 1. Si yo tengo un billete de 10 euros en mi bolsillo (amigos del fisco esto es ficción, ¿de acuerdo?) y minutos después al introducir mi mano en él ya no aparece el billete, tendremos que: a) He perdido el billete -consultar capítulo estar y no estar-; b) He gastado el billete cambiándolo por un pepito de ñú o por el último número de la revista "Dobladillos y pespuntes: las joyas del tricotaje". En este último supuesto, ya no conjugamos el verbo perder. Ejemplo 2. Si tengo mis bolsillos vacíos y minutos después los sigo teniendo limpios, nos toparemos con que: a) Si no tenía ni un real y sigo sin tenerlo, en este tiempo he dejado de ganar un dinero; b) Si estaba canino de pasta y lo sigo estando ahora, podemos atrevernos a asegurar que no he perdido dinero pues para que ello hubiera sucedido, en algún instante entre la primera y la última consulta debería de haber tocado con los dedos algún euro. Así pues, dejar de ganar se asocia a descender, reducir, recortar... mientras que perder es sinónimo de desaparecer, disipar, desvanecer...

Entiendo la dificultad que lleva consigo el tema de hoy, pero estoy convencido de que a base de práctica lo dominaréis. Para evaluar la asimilación de estos dos conceptos, os propongo los siguientes casos prácticos en los que debéis de señalar si se identifican con perder o dejar de ganar:

-Oleada de despidos: siete empresas recortan 60.000 empleos en un día
-KPN redujo un 50% su beneficio neto en 2008
-American Express ganó un 34% menos en 2008 por el recorte de gasto de sus clientes
-Siemens gana un 81% menos en su primer trimestre fiscal

Cita postuaria: "De aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, cabe sospechar con fundamento que será capaz de hacer cualquier cosa por dinero." (Benjamin Franklin, 1706-1790)

2 comentarios:

Haruki de la Mancha dijo...

Cierto es, querido H, que el que nunca tuvo no añora, pero que será peor: tener y perder o no haber tenido nunca...

HACHEctor dijo...

Haruki querido. No cabe duda que es difícil apostar por una de las opciones que señalas. La clave, me temo, estará en saber el peso que cada uno le conceda a su memoria para poder sobrellevar el presente.

A sus pies.