lunes, 29 de junio de 2009

Marchando hij@ con 2Gb de memoria extra, 10x1 en defensas y doble ración de células antienvejecimiento

Leía esta semana en Magazine una entrevista al genial científico Stephen Hawking. Una de las reflexiones que, sorprendentemente, expresaba con plena convicción hacía referencia a futuros seres humanos autodiseñados:

"...Una vez leído el libro de la vida en el proyecto del genoma humano, se empezarán a introducir correcciones en el ser humano. No lo dude. Estoy convencido de que durante los próximos cien años se descubrirá cómo modificar tanto la inteligencia como instintos negativos, como la agresividad. Los gobiernos, claro, promulgarán leyes contra la ingeniería genética con humanos. Pero el mundo es muy grande y, en algún remoto lugar, alguien no será capaz de resistir la tentación de mejorar características humanas como el tamaño de la memoria, la resistencia a enfermedades o la duración de la vida. Una vez que aparezcan tales superhumanos, cada vez habrá más y surgirán conflictos políticos muy graves porque estos superhombres convivirán con los humanos no mejorados, que serán incapaces de competir con ellos. ¿Qué les pasará a esos humanos que serán como nosotros? Presumiblemente morirán o se convertirán en irrelevantes. En su lugar habrá una raza de seres autodiseñados que se mejorarán a sí mismos a ritmos cada vez mayores..."

Cita postuaria: "Dicen que el mono es tan inteligente que no habla para que no lo hagan trabajar". (René Descartes, 1596-1650)

2 comentarios:

Haruki de la Mancha dijo...

Dificil posicionamiento en este caso: por un lado es dificil detener la evolución natural de una especie como la nuestra, y temo que eso incluye la evolución de su cultura y tecnología, la tendencia a modificar las condiciones de vida humanas siempre ha existido, lo que estan cambiando son los medios que se utilizan para esa modificación; por otro lado puede parecer averrante la pretensión de crear seres humanos biologicamente perfectos, pero esta perfecta biologia no garantiza un desarrollo vital "perfecto", por suerte somos algo más que genética, somos lo que vivimos y donde lo vivimos, y esto, de momento, no da lugar a manipulación...aunque hay quien ha propuesto manipulaciones ambientales para crear mejores humanos: te recomiendo "Walden Dos" de B. Skinner.
Siempre a sus pies, a los de su señora y a los de su proyecto de un kilo.

H_Romero dijo...

Estimado Haruki: Consciente de la realidad de tus palabras, y sin ánimo alguno de interponerme entre tu ducha sapiencia psicoanalista y la verdad, me veo en la obligación de hacer una matización. Sin duda es cierto que lo que vivimos, dónde y cómo nos marca de por vida. Pero no es menos cierto que si tus atributos naturales son superiores a los que la propia evolución propone, cuentas con más armas, menos obstáculos insalvables y mayores recursos para superarlos. A priori, y sin pasar por el taller de "tunning", parece que eso no sería tan factible. Estoy hablando de la generalidad y no de conductas individuales. Ahí lo dejo. Quedo a sus pies, eso sí, "pedicurizados".