miércoles, 5 de agosto de 2009

Seat se borra

La primera adquisición de un vehículo Seat por parte de mi familia se remonta a más de cuatro décadas. Mi padre compró un 600, todo un privilegio para aquellos tiempos preconstitucionales. Años más tarde, le buscó como sustituto un Seat 127 de color granate. Era lo que había. Y gracias. Poco después un Panda entró en nuestras vidas, en su versión azul cielo para ser más exactos. Aquel bicho lo aguantó todo. Podemos afirmar sin miedo a equivocarnos, que ya en la década de los 80' éramos una familia entregada en cuerpo, alma y cuenta corriente a la marca española Seat.

Prosigamos. Tras un idilio breve pero altamente satisfactorio con la firma Opel, mis padres decidieron reavivar de nuevo los rescoldos que quedaban de aquella apasionada relación con Seat. El acercamiento lo recorrieron en un Toledo que hasta hace apenas un año, y tras otros 14 de impecable servicio, nos dejó para siempre. Fue tal el cariño mutuo que se dispensaron familia y automóvil, que mis progenitores no pudieron reprimir sus impulsos y prolongaron aquella comunión. Ahora es un AlteaXL el heredero de tantos momentos especiales de mi familia a lo largo de cientos de miles de irrepetibles kilómetros a bordo de un Seat. Al igual que las distancias recorridas, la familia también ha aumentado y lo ha hecho impregnada por el espíritu de la marca, con una fidelidad a prueba de planes renove. Mi mujer se decantó por el Ibiza, mientras que un servidor apostó por un aire más castizo y me apropié de un León. Por tanto, recapitulando, mi familia ha conducido sus últimas cuatro décadas de vida en 7 modelos de Seat diferentes. Hasta aquí todo correcto. Sin embargo, todo cambió un buen día...

Los problemas se remontan unos pocos años atrás. Decidí arreglar algunos desperfectos en la chapa de mi Seat León en el servicio oficial de la marca. Retocaron varias partes del vehículo y entre ellas pintaron el capó y un lateral de la parte trasera. Cual fue mi sorpresa que al cabo de poco más de dos años empecé a observar como las dos zonas que fueron pintadas habían perdido color y brillo, contrastando su tono mate con el resto del vehículo en perfecto estado de conservación. Acudí al concesionario y les expuse la situación. El responsable -de esos que hacen grande a una firma con sus pequeñas cosas- me dispensó un trato inmejorable. A pesar de ello, me comentó que al haber transcurrido un periodo superior a 2 años desde la reparación ya no podían hacerse cargo y que debía ser la central de Barcelona la que dictaminara qué se debía hacer. Le recordé que las zonas que se habían decolorado eran única y exclusivamente las dos que su concesionario repintó con productos, quiero entender, oficiales. Aún así, me aseguró que el trámite en estos casos era inequívoco, y pasó a dar parte a la matriz nacional. Después de unos días sin noticias, una operadora me llamó para confirmar la incidencia. Me recordó que aunque la responsabilidad hubiera sido de los materiales defectuosos o del procedimiento erróneo empleado por el taller oficial, si la fecha de la reparación era superior a los dos años no podrían hacer nada al respecto. Le insistí, tal y como hice con el responsable del concesionario en mi anterior visita, que los efectos visuales de la defectuosa reparación no se hicieron patentes hasta pasados dos años y medio o más, por lo que al no contar entre mis habilidades con un poder premonitorio fenomenal, era imposible que hubiera podido tramitar mi demanda antes de que pudiera detectarse la misma. Convencido de que serviría de poco, quedé a la espera de su respuesta.

Semanas más tarde dieron señales de vida. Recibí un sms: "Lamentamos informarle que la petición que cursó a Seat España ha sido denegada. Rogamos disculpe las molestias". Y aquí paz y después gloria. A ver si lo entiendo. Después de 40 años de relación, 7 coches comprados y casi 70 mil euros invertidos por mi familia en la empresa, Seat decide comunicarme vía sms que me busque la vida si quiero volver a disfrutar de un color uniforme en todo mi vehículo, aún sabiendo que han sido ellos los únicos responsables de dicho perjuicio. Eso es atención al cliente y lo demás monsergas. Lo curioso del caso es que en casa seguimos confiando nuestros trayectos a la marca, a pesar de quienes la dirigen. Mis padres adquirieron el AlteaXL sabedores de la jugada que yo había padecido. Estoy convencido que su experiencia les dictó que las cosas sólo podían ir a peor, fuera cual fuere la marca que les despachara.

2 comentarios:

Haruki de la Mancha dijo...

Querido H, a veces es más sencillo tratar con coches que con personas...te recomiendo la "maniobra del móvil", dile a Seat que vas a realizar migración a otra marca, con un poco de suerte te llaman para ofrecerte un Seat nuevo, ultimo modelo con pantalla táctil incorporada. Eso si, te obligaran a firmar una permanencia de al menos otros 40 años con la firma...
Yo ahora me voy de vacaciones con mi Ibiza.
Un abrazo.

H_Romero dijo...

Cuanta razón tienes Haruki. Ahora mismo descuelgo el teléfono y me pongo a migrar...

Un placer contarte entre mis lector(es). Felices melopeas.