domingo, 8 de noviembre de 2009

Menuda lata

¿Habías visto alguna vez una lata de Coca-Cola como ésta? Nos la regalaron con un pedido de comida china días atrás. Notába algo raro al mirarla. Después descubrí lo que era...



Es así. La vista no te falla. Estás leyendo un tamaño de 35.5ml, en lugar de los habituales 33ml. Prefiero no reflexionar demasiado sobre ello.

Por cierto, sigue intacta en la nevera...

5 comentarios:

Iván dijo...

En México también las vi así. Parece ser que allende los mares ese es el tamaño estándard, y por lo que parece también en chinalandia. Jejeje. No he visto por San Google información sobre que vayan a adaptar aquí las latas... jorl!

Marcado dijo...

es americana, fijate que tambien pone "classic" que es lo q se beben allí. El sabor tb es algo diferente, o sea que si quieres ya puedes hacer una cata de Coke completa si te compras una de las producidas por COBEGA.
¿por cierto que lugar de fabricación te pone?

H_Romero dijo...

Si es así, Marcado, prefiero no perder ni un minuto pensando cómo es que les resulta más rentable traerlas desde el otro lado del charco.

En referencia al sabor, leí en un suplemento dominical las diferencias de sabor y en la elaboración de la Coca-Cola según las áreas geográficas de consumo.

Muy amables por sus explicaciones.

Scrooge dijo...

No necesariamente cruzan el charco. Es posible que las embotellen en algun pais de Europa del Este con el formato americano. Leí hace dias que en el Congreso habían cargado la máquina de cocacola con latas fabricadas en Polonia y que Bono pidió al proveedor que con la que está cayendo, las trajeran embotelladas de aquí y etiquetadas en español.

Por otra parte, lo que a mí me preocupa es la sustitución del azucar por el sirope de maíz en los refrescos. No es tóxico ni ilegal pero si menos saludable que el ya poco saludable azucar.

H_Romero dijo...

No me cabe duda de que esa posibilidad que apuntas es perfectamente viable.

También había leído esa noticia sobre la máquina de refrescos del Congreso. Las formas no son suficientes, pero a veces son el principio.

Gracias por sus aportaciones, caballeros.