viernes, 8 de enero de 2010

Los editoriales en tela de juicio

Patxo Unzueta escribía ayer un artículo en El País analizando la naturaleza de los editoriales periodísticos y su derivación actual. Me gusta especialmente la definición que utiliza:


"Un modelo clásico de editorial sería aquel en que se dieran argumentos a favor y en contra de algo para, tras ser sopesados, conducir a una conclusión, que es la que hace suya el periódico. Es un modelo que recuerda el de las sentencias judiciales. Su eficacia depende de la limpieza y objetividad con que se presentan los argumentos contrarios a la tesis que se defiende. El puro sarcasmo, la caricatura de lo que se pretende refutar, suele ser señal de debilidad argumentativa".

Unzueta acaba el artículo recordando, en boca de Camus, algunas de las principales dolencias que acechan al periodismo:



"[...] el sometimiento al poder, la obsesión por agradar a cualquier precio, la mutilación de la verdad con un pretexto comercial o ideológico, el halago a los peores instintos, el gancho sensacionalista, la vulgaridad tipográfica. Que resumía como "desprecio a los interlocutores".



Aquí tenéis el artículo completo que no tiene desperdicio. [Vía 233grados]

3 comentarios:

Aneralia dijo...

Estoy de acuerdo con Unzueta, una realidad contada desde la parcialidad es un robo al lector que no merece una información sesgada, sino unos datos objetivos (en lo posible ya que creo que siempre queda una traza subjetiva en cualquier expresión sea cual sea) para ser él el que pueda determinar su juicio sobre el tema.
Creo (desde mi ignorancia supina) que los medios de comunicación se han convertido en una fuente de retroalimentación de una opinion previa que necesita ser nutrida para alcanzar el punto de sectarismo que nos incluya en una larga lista de adeptos a un grupo.
Y yo (dentro del mio "amasdecasaconhijoynotrabajadoraquehaceejerciciounavezporsemana")te envío mis Besos de miel...

H_Romero dijo...

Como dice Fito, "Puedo escribir y no disimular; es la ventaja de irse haciendo viejo..." Mientras tanto, poderoso caballero es don dinero, querida Aneralia.

Besos para la Ama y la Doncella de Palacio.

Aneralia dijo...

Me perdí en un cruce de palabras
me anotaron mal la dirección
ya grabé mi nombre en una bala
ya probé la carne de cañón
ya lo tengo todo controlado
y alguien dijo no, no, no, no, no
que ahora viene el viento de otro lado
déjame el timón
y alguien dijo no, no, no