viernes, 24 de abril de 2009

¿Y si cambiáramos el color de los 'bin laden'?

No os lo vais a creer pero acabo de asistir a una clase magistral de investigación financiera. El único alumno, un servidor. El docente, mi barbero. Sí, oíste bien: barbero; el de toda la vida. La verdad que es un lujo volver a disfrutar en exclusiva de las lecciones de todo un analista anónimo de nuestra política y economía. Me dice que está convencido de poder encontrar de una tacada todo ese dinero excedente que circula tangencialmente a los circuitos habituales -conocido como B- que nadie dice tener, mientras asegura que sí conoce a alguien que lo tiene. Como dijo en su día Jesús de Nazaret: "Qué tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha", aunque me temo que en otro contexto, todo sea dicho.

Retomando el tema. Mi barbero tiene la llave para atrapar a mangantes, corruptos y demás especies comunes de nuestra selva de asfalto: "cambiar el color de los bin laden, mañana mismo" asegura. Cuando vio mi cara de asombro, matizó enseguida: "Alguien lo ha dicho en la radio y pienso que sería lo suyo. Pues no correría el personal para alquilar amigos que le hicieran el cambio a comisión, claro está", añadió. Mientras escribía estas líneas navegué por la red buscando alguna pista. Parece ser que se trata de una propuesta que ha hecho pública Cayo Lara, el coordinador general de Izquierda Unida. Se marca una fecha límite para canjear en los bancos esos billetes de 500 euros que nadie dice haber visto pero que todos sabemos que existen, y después de ahí si te he visto no me acuerdo. El carril bici no bastaría para acoger las kilométricas colas que se formarían...


Aprovechando la referencia religiosa aquí os dejo una pieza celestial.

Cita postuaria: "Cuánto más aprieten las cuerdas más se descontrolará la carga cuando aquellas revienten" (H.Romero, si nadie reclama antes los derechos de autor)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si al final, somos la gente de a pie los que controlamos mejor lo que pasa.
Lo mejor la cita postuaria, di que sí, que no solo saben decir cosas interesantes los famosos!!!

H_Romero dijo...

Anónimo sabes bien que tus palabras desconocidas me suenan a familiares. Lo de la cita es un pegote que me he marcado de los que hacen afición. Como diría alguno, me he hecho un "automassage" de campeonato. Para que la historia sea redonda, ahora tendría que aparecer otro anónimo demostrando que esa cita ya la había leído antes en boca de otro. Así seguro que me llevo el pulitzer 2009.