jueves, 29 de abril de 2010

La montaña y la ética

Hoy es un día triste en la isla. Se ha confirmado el fallecimiento del alpinista mallorquín Tolo Calafat en el descenso del Annapurna. Las críticas del experimentado montañero y compañero de ascensión de Calafat, Juanito Oiarzabal, sobre la falta de solidaridad que en los últimos tiempos se ha apropiado de los montañistas ha abierto el debate sobre  un tema tan controvertido como la ética de la montaña. Ayudar, sobrevivir o las dos cosas. Gracias al bueno de Rafa Pecos recupero un interesante y durísimo artículo -algunas imágenes pueden herir sensibilidades- que circula en la red que habla del asunto: ¿Por qué se dice que el Everest se ha convertido en un circo?. Espero que os aporte una visión más aproximada del panorama actual con  el  que se encuentran aquellos que deciden atacar las cumbres del Himalaya. [Vía Jose.gs]

Tolo Calafat, descanse en paz.

3 comentarios:

Rafa Pecos dijo...

gracias amigo Héctor por referirte a mí. No hacía falta, de verdad.
Si me lo permites, sólo quería añadir que considero dicho enlace muy interesante para descubrir qué supone ascender a esas alturas para el cuerpo humano. También se comprende el porqué de tener que abandonar, sólo en algunas ocasiones, a una persona con vida o la imposibilidad de realizar un rescate la mayoría de veces.
Como aficionadillo a la montaña, de no más de 4000 m., el reguero de noticias sobre la situación del Sr. Calafat me llegó a angustiar.
Descanse eternamente.

Rafa Pecos dijo...

me acaban de pasar un enlace muy, muy interesante con el testimonio de un médico especialista en altura que estuvo en los momentos de este trágico episodio:

http://www.barrabes.com/revista/noticias/2-6594/larga-clarificadora-entrevista-maria-antonia.html

Creo que al ser un testimonio de primera mano es bastante creíble y parece sincero. No carga contra nadie.

H_Romero dijo...

Por supuesto que debía citar la fuente para darle todo el valor al artículo, teniendo en cuenta que yo de escalada sé lo que me enseñan las escaleras de casa a diario. Es cierto que las circunstancias a esa altura son tan extremas que el sentido de la solidaridad no puede entenderse de la misma manera que aquí abajo.

Abusando de tus indicaciones, voy a actualizar la información con la reveladora entrevista con la Doctora María Antonia Nerín desde el campo base del Annapurna. Un testimonio tan duro como clarificador.

Gracias de nuevo, Rafa.