lunes, 10 de mayo de 2010

Demasiado humo para tan pocas señales

Hace tiempo que pretendía lanzarme sobre el teclado y no lograba juntar tiempo y argumentos en la misma coctelera. Pero lo cierto es que últimamente los asuntos no son precisamente escasos. Cuando a primera hora de la mañana de un día cualquiera -lo mismo da, son los mismos perros con distintos collares- te armas de valor y alcanzas el primer periódico libre de marca sobre la barra del bar, mientras contraes tus gónadas masculinas -suponiendo frívolamente que eso te sea físicamente posible- estás desafiando la supervivencia de tu equilibrio vital para el resto de la jornada. Me explico. Toparme de morros, por ejemplo, con la noticia de que los griegos pagarán los excesos de sus gobernantes y cómplices a base de reducir sus salarios, en el caso de que tengan, sus pensiones de jubilación, sus subsidios por desempleo o sus becas para estudios, me pone de una mala baba que me haría el haraquiri con la pajita del zumo.

En ese preciso instante recuerdas que no debes demorar más tu afiliación al Partido Pirata sueco, del que espero que cuente con un ala al puro estilo bucanero del siglo XVII para la que asaltar y atracar sean  puntos reflejados en su programa electoral, y así evitamos sorpresas posteriores. Sí, lo sé, entre nosotros conviven demasiados barbarrojas de lo público e incapaces crónicos, pero por lo menos los suecos se pasean con el parche en el ojo sin ocultar la naturaleza de su jeta. Si además defienden los derechos fundamentales en Internet, que no dentro de muchas erupciones volcánicas será lo único que me importe, miel sobre hojuelas. No hay nada que me retuerza más las tripas en esta vida que me estén dando la mano con la derecha mientras me roban al mismo tiempo la cartera con la izquierda. Soy incapaz de desenvolverme con semejante habilidad con la zurda. ¡Que impotencia, rediós!

La cosa está que arde, y si no basta echar la vista a Islandia. El drama de los parados se extiende como una plaga de tuberculosis en el Imperio Napoleónico. Nadie hace nada, nada se espera de nadie y en nada deberían convertirse los que que no pensaron en nadie cuando nos llevaron a la nada -o algo así-. Y ante tal despropósito no se conoce movilización alguna, remunerada o no, ni de los agraviados ni de sus representantes. Eso sí, hay reventa para adquirir las primeras localidades improvisadas en la recepción del hospital en el que acaba de ser intervenido El Rey. Hay oferta de tres por dos en guantazos a palma abierta para adelantar posiciones en el besamanos improvisado a la familia real. Idéntico resultado el cosechado entre los políticos de guardia para posados robaportadas. Hay casi más tráfico de cargos públicos en los pasillos de la clínica que en los juzgados de Palma.

Y después de intentar digerir todo este despelote de lo que llamamos actualidad no quedan más cataplines que seguir nadando hasta la orilla de cada jornada, y sentirme un privilegiado al poner el pie en tierra firme cada mañana porque puedo desempeñar un trabajo por el que me pagan. Es de obligado  cumplimiento el sentirme abiertamente agradecido por poder compartir mi vida con los míos, repartiendo lo bueno en pedazos y desgajando lo malo entre todos. En esas estamos. Porque lo demás no existe y no se barruntan señales de humo en el horizonte que apunten a lo contrario.

5 comentarios:

Ivantxu dijo...

A mi últimamente me asaltan de nuevo ganas de machacar y volverme miembro activo de algún grupo en contra del sistema o algo así...
Recuerdo la GRAN frase de Leia en Star Wars: "Cuanta más fuerte sea su opresión, más sistemas estelares se le escaparán de las manos!"
Pero lo han logrado, estamos muuy aletargados... Ya veremos cuanto tiempo más dura esto...

H_Romero dijo...

Al hilo de lo que comentas, y reconociendo que el género de ciéncia ficción no me estimula lo más mínimo, empiezo a ver mucho más próximas aquellas situaciones apocalípticas de alguna de esas películas que todos recordamos y cuyo título me es imposible recordar en este momento.

Rafa Pecos dijo...

je, je, je,...., sí, a mí me ha venido a la mente lo mismo!: "Terremoto", "El coloso en llamas", "Cuando ruge la marabunta", "Aeropuerto 67",....

Haruki de la Mancha dijo...

Ay! la naturaleza humana, la gratitud, la cooperación, el desinterés, la colaboración...pero también la envidia, la arrogancia, la prepotencia, el egoísmo, el desprecio...si todavía nos pasa poco. Leibniz decía que este es el mejor de los mundos posibles, pero claro desde un punto de vista matemático y físico...los que sobramos somos los que lo devastamos, y con eso no contó Leibniz.

H_Romero dijo...

Un detalle sin importancia para algunos querido Haruki...